Tecnología de membranas (MBR)

Reactor biológico de membranas (MBR)

La solución de futuro para el cumplimiento de las normativas más exigentes y un efluente de la máxima calidad

Agua libre de patógenos a bajo coste

El proceso de clarificado en plantas de tratamiento de aguas residuales urbanas e industriales se ha caracterizado por elevadas necesidades de superficie y costes de construcción, generación de malos olores y una deficiente degradación de la materia orgánica en caso de cargas variables.

El sistema de membranas de HUBER ofrece una reducción del volumen de construcción de hasta un 70% mejorando el rendimiento de depuración. Para la filtración con membranas las espumas o el fango flotado dejan de ser un problema. El sistema puede adaptarse a instalaciones existentes aumentando su capacidad de tratamiento. Los decantadores primarios y secundarios existentes pueden modificarse para ser usados como tanques de laminación.

Además la calidad del efluente de estas plantas cumple con todas las normativas aplicables y permite su reutilización como agua de servicio (por ejemplo para riego).

Productos

Detalles

Detalles

El principio de funcionamiento de las membranas HUBER para aplicaciones en MBR

El principio de la filtración por membranas está basado en la separación de sólidos en suspensión de una solución acuosa al ser aplicada una diferencia de presión. Mientras que el agua permea a través de la membrana los sólidos, bacterias y la mayor parte de los virus quedan retenidos en la superficie del lado del concentrado de dónde se retiran por movimiento relativo. La presión diferencial necesaria para hacer pasar el líquido a través de la membrana depende del tamaño del poro de la membrana y de su calidad.

HUBER utiliza para todos sus sistemas una membrana hidrofílica que tiene muy buenas propiedades filtrantes con una baja tendencia a la acumulación de sustancias contenidas en el agua residual que generan ensuciamiento de la membrana. El tamaño de poro de la membrana es de aprox. 38 nm quedando dentro del rango de la ultrafiltración. Esto le permite tratar elevados caudales con una baja presión transmembrana reteniendo todos los sólidos, bacterias y la mayor parte de los virus. Junto con el permeado únicamente iones y sustancias disueltas de bajo peso molecular pueden pasar a través de la membrana.

El flujo requerido para un funcionamiento constante de la membrana de ultrafiltración se consigue con una corriente de aire en el lado del concentrado aplicada sobre una sexta parte de la superficie de membrana instalada. El consumo energético a bajos caudales puede reducirse con la aireación intermitente.

Casos prácticos

Downloads